Hacerse amigo de nuestro ser completo

Aceptar la oscuridad es cooperar con la tormenta en mitad del mar para convertirse en excelente nadador.
Y quién no tenga oscuridad o viva situaciones oscuras no está vivo...¡ ni muerto!, ya que incluso las almas en tránsito se quedan atrapadas en la oscuridad y densidad de los pensamientos, sentimientos, emociones y situaciones que no nos agradan.


Mis mayores aprendizajes y impulsos de superación los encuentro en mi oscuridad, en todo aquello que he vivido y vivo que me quiere sacar de mi centro, que desea empujarme a esos laberintos de la mente que dice: todo está perdido, no podrás, no lo mereces, así ya está bien, todo pasa, nada es para siempre.... jajjaaj, ¿Te suenan estas voces interiores? ¡Pues dales caña! Son tus sombras, tus miedos, tus zonas oscuras que desean atraparte para que te quedes paralizado, sin vivir, solo sobreviviendo.


Nada está perdido, porque tenemos el éxito grabado en el Alma deseando salir a través de nuestros talentos.
Podemos con todo lo que nos propongamos porque el universo nos provee si así lo pedimos.
Merecemos recordar y vivir desde nuestros dones, talentos, capacidades y carisma, porque somos abundantes por naturaleza divina, solo que políticamente nos hipnotizan para ser borregos de campos vallados.
No está bien, sino perfecto a nuestro momento de aquí y ahora.


Y todo pasa si yo me reinvento en esa vivencia y saco lo mejor de mi y del momento para ser único y expansivo.
Todo es para siempre, porque solo nosotros decidimos cuando terminar para volver a empezar y si lo queremos empezamos o terminamos sin más.


Rompe tus creencias y hazte amigo de tu Ser completo.
Las respuestas están en ti.
Te acompaño a encontrarlas.

Joanna Coronado

    Entrada sin tags