Te aconsejan para que NO seas FELIZ

Que bomba resuena este titular: Aconsejan para que no seas feliz. ¿Te has parado unos instantes para observar que se cuece dentro de ti al leer ésta frase? Te aconsejan para que NO seas FELIZ… ¡Impactante!, pero tan cierta como el Sol. Te voy a explicar de dónde me sale la reflexión de este calibre.

Cada uno de nosotros concebimos y percibimos la felicidad de un modo único y bien distinto. Nuestra felicidad se basa según las prioridades que protagonizan nuestra vida. De hecho la felicidad es un estado flexible que varia a cada instante. Yo misma he sentido felicidad en un momento el cual, ese mismo momento, tiempo más tarde… ya no me hacía sentir felicidad. Por poner un ejemplo bien humano y sencillo; Te enamoras, y te vuelves tosco de pasión por el ser que embellece ese capítulo de tu vida. La felicidad brota a cada instante junto a ese amor. Todo se vuelve mágicamente feliz, incluido el resto de cosas que rodean nuestros aceres. Hasta este punto todo perfecto. Ahora bien, llega un día en que ese amor se deteriora, se rompe, se quiebra en pedacitos de sufrimiento, dolor, tristeza y otros. Aquí entra la infelicidad por algo que hace un tiempo era pura felicidad desbordante y ahora es la peor de tus tragedias. ¿Sientes eso? ¿Cómo pasamos de la felicidad a la infelicidad incluso con las mismas cosas?

¿Si te digo que precisamente esa polaridad, es la felicidad? Ya que es un estado, actitud y decisión de superar las adversidades con sentido propio y de aprendizaje vertical.

Volviendo al inicio de este post. Te aconsejarán para que NO seas FELIZ. Precisamente porque cada uno aconseja y opina según su propio estado de felicidad, prioridades y consciencia. Es por eso que gran parte de los consejos son opiniones propias derramadas sobre el otro, sin tener en cuenta, la consciencia, prioridades y estado de felicidad del otro.

Sobre el ejemplo expuesto. Algunos te dirán: - ppfff… oye, pasa de esa persona. Ya no te conviene. Substitúyela por otra, eso si te hará feliz. Otros te dirán:- Pues que lastre… mándale cartas de amor hasta que se vuelva a enamorar. No abandones la posibilidad de estar juntos de nuevo. Eso te hará feliz, volver. Puede que exista quién te diga: - Mereces algo mejor. Esa persona es tóxica. Mereces alguien como yo, ¿Te apetece tomar algo y te saco las penas?

Existen tantos consejos y opiniones como mentes y cuerpos. Todas estas opiniones se saltan lo más importante. Aconsejar dese hacer que el otro sea su propio consejo. Acompañar según el propio sentir, decisión y aprendizaje de quién va en busca del consejo.

¡Que de disgustos nos ahorraríamos los humanos si dejamos  de aconsejar y pasamos a respetar el caminar de las decisiones y emociones del otro!

Te acompaño…

Joanna Coronado

    Entrada sin tags